El poder del periodista

Abril 5, 2017 | Publicado por

Hoy la República Dominicana celebra el Día Nacional del Periodista, fecha que fue elegida por el nacimiento del primer periódico dominicano, El Telégrafo Constitucional, fundado el 5 de abril de 1821 por Antonio María Pineda y cuyo editor fue José Núñez de Cáceres, primer libertador efímero de historia dominicana y  quien es considerado el padre del periodismo dominicano.

Han pasado 196 años del inicio del periodismo en nuestro país y muchas han sido las figuras ilustres que han entregado su alma y corazón para desarrollar una labor impregnada de ética y objetividad. Pero también muchos son los que han perdido su vida a causa de temas abordados o criticados a través del periodismo, lo que vuelve esta carrera una de las más riesgosas del mundo.

En la actualidad los periodistas contamos con más medios de comunicación donde difundir nuestras opiniones, con la tecnología a nuestro favor para agilizar el proceso de emitir informaciones y con muchas herramientas que nos permiten llegar a más personas en menos tiempo, sin embargo, tenemos un mayor reto que enfrentar y es la prostitución de esta noble carrera que aunque muchas veces no es remunerada como lo merecen quienes la ejercen de manera digna hay quienes sabiendo sacarle provecho la usan como trampolín para enriquecerse a costillas del poder del periodismo.

Si a eso le sumamos el hecho de que la prioridad de estos tiempos es la inmediatez antes que la veracidad pues la necesidad de dar la primicia nos nubla la mente y saltamos varios pasos que confirmen las informaciones lo que provoca en muchas ocasiones que se tergiverse el mensaje haciéndonos cómplices de la creación de una mentira que puede dañar la imagen de alguien.

Estamos inmersos en tanta información y en una constante competencia de primicias que no siempre nos detenemos a revisar si el contenido que queremos presentar es el adecuado para transmitirlo a la población.

A veces no entendemos el alcance que pueden tener nuestras palabras, sean habladas o escritas y cómo puede ser interpretado por los espectadores que reciben el mensaje, lo que está provocando un grave deterioro en la credibilidad del periodista y su medio.

Vivir solamente del periodismo es aún una utopía, pues quien no sabe manejar el pluriempleo o los picoteos extras está perdido o en la carrera equivocada.

Muchos iniciamos esta carrera por la pasión de informar y ser parte de los cambios que deben generarse en la sociedad dominicana, pero nos vamos contaminando con el amiguismo, con las dadivas, con el apego al estatus que en ciertas ocasiones nos brinda el cargo y caemos muchas veces en la arrogancia de no publicar una información aunque sea interesante o buena porque quien la genera no es de mi agrado o porque no me está dando nada a cambio.

El verdadero periodista tiene ese espíritu investigador, es colaborador con sus colegas y anda siempre en busca de la verdad. Trata de ser objetivo y respeta las posiciones de los demás aunque difieran de la suya. Un verdadero periodista no se deja ofender recibiendo dinero por emitir una información, mucho menos si es algo falso que daña a otras personas, mucho menos defiende causas injustas o clasistas sino que se suma a la lucha por la equidad social y hace valer los derechos de los más vulnerables.

Cuántos de los que nos hacemos llamar periodistas, con título o sin él, podemos pasar el filtro de la honestidad, del respeto a las personas, de la objetividad y sobre todo de la tan mencionada y carente ética en el ejercicio que desempeñamos.

Hoy es propicia la ocasión para hacer una introspección y evaluar si lo que estamos haciendo es ciertamente periodismo, o si solo ejercemos un trabajo de emitir informaciones a través de los medios de comunicación a cambio de remuneraciones de quien mejor las pague.

Cierro recordando una frase del famoso periodista húngaro Joseph Pulitzer ´´El poder para moldear el futuro de una República estará en manos del periodismo de las generaciones futuras´´.

Feliz día a todos los colegas periodistas!!!


Deja un comentario